Buenos Aires Digital

El diputado Escudero se colgó de un vecino para hacer campaña y terminó montando una escena

El segundo “bidón de Bruera”: el montaje y la falsa presentación de Escudero por las tarifas

Los platenses aún tienen en la memoria la publicación en las redes que, prácticamente, le costó la intendencia a Pablo Bruera en la que, en medio de la inundación del 2 de abril de 2013, aseguraba estar ayudando a los vecinos. Sin embargo, todo era una farsa y un montaje comunicacional, ya que el jefe comunal se encontraba vacacionando en las playas de Brasil.

Algo similar, quizás sin tanto tenor trágico, es lo que ocurrió en las últimas horas con el diputado provincial de la octava sección y candidato a ocupar el sillón municipal, Guillermo Escudero, quien se arrogó el poder de representar a la comunidad en una causa para frenar el aumento de tarifas, aunque todo terminó siendo una movida mediática.

El Partido Justicialista de La Plata volvió a meter la pata y montaron una escena que terminó siendo una operación política con la intención de sumar algunos votos al escaso caudal que hoy por hoy ostenta el ex secretario de Seguridad en la gestión anterior de la capital bonaerense. Para eso, utilizaron algunas caras conocidas que les dieron una mano para lograr ese golpe de efecto.

Uno de ellos es el juez platense, Gastón Recondo, quien llegó a ese lugar por impulso de los Bruera y, a modo de devolver favores, dispuso habilitar la feria judicial para tratar el amparo que fue presentado por un vecino, adjuntando una “factura impagable”. De esto se colgó Escudero, haciendo las veces de representante, aunque lo único que hizo fue acompañarlo al juzgado, ni siquiera fue como patrocinador del damnificado.

Para iniciar una acción judicial se necesita tener algún tipo de afectación, y eso es lo que da la legitimidad procesar para encarar esa acción. Es decir, debe haber una violación de derechos o de intereses. Cualquier persona no se puede presentar ante la Justicia para pedir la nulidad de una resolución que se dispuso por la aprobación de un cuadro tarifario, sino todo aquel que se encuentre afectado.

En el caso de Escudero, de profesión psicólogo y que está siendo impulsado por Gabriel Bruera para la intendencia, lo único que hizo fue ir hasta la puerta del juzgado, por lo que no hay ningún tipo de acción presentada por él como se quiso instalar. Esto se debe a que, según diversos fallos de la Corte Suprema, como el caso Polino, no tienen legitimación para representar al pueblo en ámbitos judiciales, como si lo tienen para hacerlo en ámbitos legislativos.

Quienes sí puede hacerlo son los afectados, en modo individual, o en representación colectiva las asociaciones de usuarios y consumidores o el Defensor del Pueblo. Si la Justicia fallara y dictara una medida cautelar, en este caso sería solo en favor de la persona que hizo esa presentación y no tendría efectos generales para el resto de la sociedad, como sí los tendría si accionara una ONG.

En el año 2016, algunos legisladores bonaerenses intentaron hacer lo mismo que Escudero, en ese caso fueron Walter Abarca y Valeria Amendolara quienes se presentaron ante el Poder Judicial. Luego el fallo llegó a la Corte y terminó siendo rechazado por falta de legitimación.

Es decir que, el clan Bruera sabía que este montaje era apenas una acción individual, que no representaba al colectivo de usuarios, pero, recolectando algunos favores y aprovechándose del momento delicado del país en cuanto al aumento de los servicios, terminaron arrogándose una representación que es una farsa, con el solo objetivo de lograr un golpe de efecto para sumar algún voto.

Comentarios

Buenos Aires Digital
Agencia de Noticias
http://www.buenosairesdigital.info
correo@buenosairesdigital.info